Compartir

MORELIA, Mich.- Septiembre 4 de 2017. – En el marco de su Informe de Labores, el diputado federal Fidel Calderón Torreblanca, señaló que los partidos políticos no deben ni pueden exigir a sus militantes una pleitesía ciega. En el caso del PRD lamentó que este instituto se haya sometido al poder económico y político.

Durante este ejercicio de rendición de cuentas estuvieron, entre otros la Coordinadora del Grupo Parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados Norma Rocío Nahle García, el Senador Raúl Morón Orozco, el Presidente del Supremo Tribunal de Justicia en Michoacán, Marco Antonio Flores Negrete, el delegado de INFONAVIT y coordinador de delegados federales en el estado Julio Guajardo Villarreal, los delegados de Sedesol y de la Policía Federal entre otros servidores públicos federales, la Subsecretaria de Enlace Legislativo Verónica García Reyes, el ex gobernador Fausto Vallejo, así como Presidentas, Presidentes y funcionarios Municipales emanados de diferentes partidos políticos en Michoacán e integrantes de órganos de dirección partidaria de Morena y del PRD.

Calderón Torreblanca, señaló que dirigentes y representantes de un partido político como el PRD, que desde su nacimiento ha manifestado su oposición a la política económica de los últimos 35 años en este país; que había sido defensor de los Derechos Humanos; y, que exigió siempre respeto al principio constitucional de División de Poderes; nunca debieron someterse a los intereses de quienes han implementado la política económica, para ayudarles a profundizarla con las llamadas reformas estructurales; ni debieran fusionarse con los que han hecho del gobierno de México un referente global de violación de Derechos Humanos; tampoco debieran de imitar a quienes durante décadas han desarrollado practicas absolutistas desde el Poder Ejecutivo pretendiendo el sometimiento del Legislativo y Judicial. Sostengo lo anterior convencido, porque lo he hecho, que se pueden construir acuerdos sin renunciar a tus principios.

Un síntoma de decadencia y desesperación, es pretender utilizar la procuración de justicia como regulador político, tales síntomas se acentúan más cuando la pretensión proviene de quienes emanan de organizaciones que han sufrido persecución política del estado, por eso, ni en la federación, ni en los estados, deben nombrarse fiscales a modo de ningún grupo de interés. La procuración de justicia no debe ser garrote político, ni garantía de impunidad.

Calderón Torreblanca, hizo un resumen de las principales acciones realizadas también en materia legislativa y de gestión social misma que alcanzó más de 60 municipios michoacanos de todos los partidos políticos, incluidas autoridades independientes como el caso de Morelia.