Compartir

CDMX.- Noviembre 9 de 2017.- El Presupuesto de Egresos aprobado por la mayoría de PRI, el PAN y sus aliados, reproduce un patrón desigual tanto en la distribución del ingreso entre los mexicanos como entre las regiones del país. La cifra oficial de pobreza indica que estamos en los mismos niveles de 2012, por lo que en 2018 se concretarán seis años perdidos.

Sirve de ejemplo que en 2016 el gasto aprobado para desarrollo social representó el 61.9% del gasto programable y el de las funciones de gobierno 9.1%, pero de acuerdo a la Cuenta Pública el Ejecutivo Federal en realidad terminó gastando 55.3% en desarrollo social y 10.8% en funciones de gobierno, por eso sostenemos que el presupuesto es dispendioso y vulnerable a riesgos de fraude, omiso de vocación social y no reconcilia la desigualdad entre las personas y las regiones de nuestro país, aseguró el diputado federal Fidel Calderón Torreblanca.

El Presupuesto de Egresos debe ser un instrumento para realizar los compromisos de política pública y las aspiraciones de la población a una vida mejor, situación que no ocurre con la aprobación realizada, aseveró Calderón Torreblanca, quien agregó que el Presupuesto debiera optimizarse para subsanar el daño que sobre la población han tenido más de treinta años de políticas neoliberales, en los que se ha desmantelado la riqueza nacional para trasladarla al patrimonio de unos cuantos.

El poder que tiene el Presupuesto de Egresos para cambiar la realidad de nuestro país deliberadamente lo han debilitado. En este sentido recordó que el Grupo Parlamentario de MORENA ha propuesto un serio recorte a los gastos dispendiosos, opacos y que sólo benefician a los grupos de alto poder económico y político que tienen capturado al Estado Mexicano. Con propuesta de Ley, MORENA ha acreditado que se pueden ahorrar hasta 300 mil millones de pesos.

La tendencia al despilfarro se combina con la escandalosa corrupción, que no es cultural, claramente hay incentivos para que las redes de corrupción inhiban la aplicación de la legislación y debiliten a las instituciones fiscalizadoras y de control. Los más recientes hallazgos de la Auditoría Superior de la Federación sobre la Cuenta Pública 2016 indican irregularidades recurrentes en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, en PEMEX y en los estados de Veracruz, de México y Michoacán.